noticia

Pablo Díaz, graduado en la Facultad de Medicina de Cádiz, número 45 en el Examen MIR 2020 31 agosto 2020

Pablo Díaz, graduado en la Facultad de Medicina de Cádiz, número 45 en el Examen MIR 2020

El 25 de enero, Pablo Díaz, junto con otros 16.000 aspirantes más para optar a una de las 7512 plazas ofertadas para este año en el Examen MIR. El resultado; la nota número 45, el primero de los aspirantes formados en nuestra Facultad.


En una conversación Pablo nos dice: empecé a prepararme ‘oficialmente’ en octubre de 2018, a la vez que empezaba el curso de sexto, con lo que mi academia (CTO) llama la primera vuelta. Pero mi contacto con el examen MIR viene de antes, gracias a los manuales y otros recursos que las academias ponían a nuestra disposición en los distintos cursos de la carrera. Todos estos materiales, bien aprovechados, me parecen una gran ventaja una vez que empieza la preparación con la academia, ya que te permiten adelantar algo de trabajo y así ahorrar tiempo, cosa que, a medida que se acerca el examen, te va faltando cada vez más.

 

¿Qué te pareció el examen?

Cuando salí del examen y mis padres me preguntaron cómo me había salido no sabía qué responder. También, hablando con mis compañeros todos decíamos lo mismo, que no sabíamos cómo nos había salido, pero que nos había parecido otro simulacro de examen más. En este sentido es de agradecer la labor de la academia, que con los distintos simulacros a lo largo de la preparación, sobre todo al final, hizo que nos enfrentásemos  a diferentes escenarios (dificultad extrema, preguntas no ordenadas por materia, aumento en el número de preguntas de materias no habituales en el examen…) para que si tenían lugar en el MIR no nos cogiesen por sorpresa. Un compañero bromeaba diciendo que lo único que le faltaba a la academia era ponernos un simulacro en inglés.

 

¿Cómo has llevado el retraso en la adjudicación de las plazas debido al confinamiento de la primavera pasada?

Pues el confinamiento lo he llevado bien dentro de lo que cabe. Como todos he hecho bizcochos y además he aprovechado para retomar aficiones que con el MIR no tuve el tiempo que me hubiera gustado para dedicarles, sobre todo la música.

 

¿Cómo ha afectado el confinamiento a tu elección de la especialidad?

A los que hemos hecho el MIR este año el confinamiento nos ha perjudicado en el sentido de que no hemos podido acudir a las jornadas de puertas abiertas de los hospitales para hablar con residentes y adjuntos y hacernos una idea de las especialidades. De forma virtual no ha sido lo mismo. Aun así, a través de las redes sociales ha sido posible contactar con muchos residentes. Esto último, al menos a mí, me ha ayudado mucho a la hora de decidir la especialidad y el hospital.

 

¿Qué pensaste cuando supiste que eras el número 45?

Cuando me enteré no me lo podía creer, sabía, gracias a la estimación de la academia, que me había salido bien y que iba a tener un buen número, pero hasta que no vi el puesto no me lo terminé de creer.

 

¿Qué especialidad has elegido y por qué?

He elegido hacer dermatología en el Hospital Universitario Virgen de las Nieves de Granada. La especialidad la fui teniendo clara durante las prácticas del curso de sexto. En las distintas rotaciones, sobre todo en medicina interna vi mucha patología dermatológica o enfermedades con manifestaciones dermatológicas y empecé a sentir curiosidad. A partir de ahí me interesé por la especialidad y me di cuenta de lo amplia y lo completa que es: tienes quirófano y consulta, desde pacientes pediátricos hasta ancianos, patología tumoral, autoinmune, enfermedades infecciosas, etc. 

 

¿Lo tuviste claro o dudaste en algún momento?

Llegué a dudar con anatomía patológica, una especialidad que siempre me había llamado la atención, pero después de rotar unos días por el servicio de anatomía patológica en el hospital y ver cuál era el día a día de la especialidad, además de ver la estrecha relación de esta especialidad con la dermatología, tuve claro que esta última era la que más me gustaba.

 

¿Por qué el Hospital Virgen de las Nieves de Granada?

Elegí el hospital Virgen de las Nieves porque me pareció un servicio muy potente y muy completo, con adjuntos jóvenes y con gran predisposición a la docencia.

 

Por último, ¿qué consejo le darías a tus compañeros que se enfrentarán al próximo Examen MIR?

Mi principal consejo a los compañeros que han terminado el grado es que hagan caso desde el principio a la academia en la que estén. Llevan años preparando alumnos y estudiando el propio MIR, por lo que son auténticos expertos en el examen. Si desde el principio siguen las directrices de la academia, ahorrarán tiempo para cuando más les falte y a medida que vaya avanzando la preparación verán que su trabajo va teniendo resultado, sea cual sea el nivel de conocimientos con el que parten. Con paciencia y trabajo los buenos resultados siempre llegan. Y por esta razón se sentirán más motivados.

En este sentido, también me parece fundamental mantener la motivación hasta el final. Es muy fácil decirlo, pero cuando te ves en verano o en Navidad con 11 horas de trabajo intenso diario por delante y tus amigos llamándote para que te unas a sus planes se te puede hacer todo cuesta arriba. A mí me ayudó mucho apoyarme en mis compañeros, que estaban pasando por lo mismo, y seguir teniendo tiempo para mis aficiones, principalmente salir a caminar con mi perra y la música. Si te planificas y guardas un tiempo al día para desconectar de lo que tenga que ver con el examen haciendo algo que te gusta seguro que no ves con tan malos ojos las jornadas de trabajo que te quedan por delante.